Como militante de IU en Madrid quisiera trasladar algunas reflexiones a los compañeros de Extremadura que en estos días tienen  que decidir entre apoyar la candidatura del PSOE o permitir el gobierno del Partido Popular (con la abstención o el auto-voto). En primer lugar, quisiera que consideraseis que es fácil dejar entrar a gobernar al PP pero es difícil hacerle salir. Y no por que haga las cosas bien, sino porque además de que cuenta con todos las herramientas mediáticas, su capacidad para el engaño es infinita.

Se da además un fenómeno difícil de entender: los casos de corrupción lejos de restarles votos, les refuerzan.

Cuando IU ha permitido gobernar al Partido Popular, lejos de fortalecer nuestra imagen de independencia del PSOE o limpieza anticorrupción, ha supuesto nuestro hundimiento. Hay muchos ejemplos, el más sonado el de Málaga. En 1995, IU obtuvo el 29% de los votos, el PSOE el 21% y el PP el 45%. Antonio Romero, se negó a pactar con el PSOE, entró el PP, que a pesar de sus corrupciones o corruptelas ya no ha abandonado la mayoría absoluta en la ciudad.  En las elecciones de 1.999, IU bajó del 29% al 9%. Nuestro electorado no entendió, no entiende, esas operaciones de “limpieza”.

Yo creo que en todos los rincones de España, durante toda la campaña hemos proclamado que:  “Si está en manos de Izquierda Unida, el PP no gobernará”.

Esta afirmación no era maniquea (al menos para los que sufrimos al PP en Madrid). Estaba y está basada en un rechazo a lo que el PP ha realizado en los municipios y comunidades donde gobierna. Algunos ejemplos:

Privatizaciones. Es decir, traspaso de fondos públicos a beneficios empresariales.

Recortes de los servicios esenciales. Congelación de partidas dedicadas a sanidad y/o educación. Se hacen nuevos hospitales (beneficio a empresas constructoras o concesionarias) pero no se contratan médicos ni enfermeros y, por lo tanto, no se mejora el servicio a los ciudadanos. O retirada de fondos de la enseñanza pública en beneficio de enseñanza privada y elitista.

Manipulación informativa. Mediante la utilización partidista de los medios públicos de comunicación: Como TeleMadrid o la distribución de licencias de TDT a empresas comprometidas con la ultraderecha y los elementos más reaccionarios.

En el terreno de la corrupción, ha demostrado, con su actitud ante los casos Gürtel, Pozuelo, Brunete, parquímetros, etc., que de ninguna manera se puede esperar que la entrada en el gobierno  del PP pueda servir para combatir la corrupción o para mejorar la transparencia. Más al contrario,  la entrada del PP en los gobiernos municipales o autonómicos, irá acompañada de recortes sociales y traspaso de fondos y oportunidades de negocio a sus empresarios amigos.

Es por ello y no por otras razones, por lo que hay que hacer lo que esté en nuestra mano para evitar que gobierne el Partido Popular.

Ello no implica que Izquierda Unida deba hacerse cómplice de los gobiernos del PSOE. Mas al contrario, hay que asegurar desde la oposición o desde el gobierno (en los sitios donde se opte a cogobernar), un giro a la izquierda en sus políticas  municipales y autonómicas, y, sobre todo, forzar que los gobiernos donde estemos o donde podamos influir, sean modelos de transparencia  y buena gestión.

Es decir, los ciudadanos podrán verificar que los votos a Izquierda Unida son útiles, incluso desde la oposición, pues defenderemos, en un sitio o en otro, lo que hemos venido proclamando en nuestra campaña: No a la privatización de servicios, gobierno de austeridad que empiece en los propios diputados, concejales, cargos de confianza y directivos, adopción de medidas que mejoren el empleo, el acceso a la vivienda, la educación y la convivencia ciudadana.

Enlazando con ello, señalar algunas razones políticas más. He leído como argumento para no apoyar al PSOE que “el electorado no quiere que gobernemos (por los votos que nos ha dado)”.  Insisto en que se puede apoyar la investidura del PSOE (frente al PP) sin que implique cogobernar. Pero lo fundamental es que ese argumento u otros similares, atacan groseramente el concepto de Política. Si sólo deben gobernar / incidir los  partidos que obtienen mayoría para ello, eso es el bipartidismo. ¿Qué hacemos defendiendo el cambio de la ley electoral?, ¿Qué hacemos defendiendo que la esencia de la política es el debate, los acuerdos, los “yo renuncio a esto pero tú me  apoyas esta propuesta..”?.  ¿No defendemos como un valor en sí, que fuerzas políticas distintas sean capaces de trabajar juntas y hacer proyectos de gobierno en común?. ¿Acaso no es eso la esencia misma de Izquierda Unida desde su fundación?.  ¿Acaso no lo explicitamos en el conglomerado heterogéneo de siglas con las que concurrimos a las distintas elecciones?.

En segundo lugar, una cuestión “interna”. Izquierda Unida necesita coherencia. Muchos (también Izquierda Unida de Extremadura) hemos criticado cuando había organizaciones que se saltaban los acuerdos federales a su antojo. Por ejemplo EB en el País Vasco (y no han sido los únicos). Izquierda Unida federal (no sólo Cayo Lara) se ha manifestado claramente por impedir que el PP acceda a los gobiernos allá donde podamos impedirlo. Sería un mazazo más a la cohesión de nuestra organización que en Extremadura no se apoyase y cumpliese esa determinación. Impidamos que gobierne el PP y critiquemos desde la oposición todo lo que haga mal el PSOE.  Una última razón que es la dicha al principio: Eso es lo que hemos dicho a todos nuestros votantes a lo largo de la campaña. No empecemos la legislatura con un incumplimiento.

José Valentín (GETAFE)

* * *

Anuncios