Estábamos tomando un desayuno.. hablando sobre un compañero recientemente muerto alguien comentó “hay que ver la muerte llega sin avisar”. “¿Cómo que sin avisar?” expresó el doctor Santamaria. “¿te parece poco aviso?. Se te cae el pelo o se pone blanco, pierdes la vista.. te duelen las articulaciones, se agrieta tu piel… ¿te parece poco aviso?”.

Yo ya me doy cuenta.. que me cuesta subir las escaleras.. pero se debe a mi voluminosa tripa que se debe a mi gusto por el colesterol que se debe a mi aplazamiento continuo a hacer deporte… todo menos la edad.

No me veo como “mayor” a pesar que ya estoy por mi tercer viaje del INSERSO. Sin embargo, ayer estaba haciendo fotos a determinadas páginas de libros para mi archivo documental, citas y referencias.. y al revisar las fotos para quitar las partes innecesaria, ¡Joder mi mano estaba allí!. Yo me había visto mis manos 20 veces al día pero siempre como una prolongación del yo.. ahora la veo desde fuera.. me deja impresionado.. grietas …arrugas… manchas…

Definitivamente, ahora si me he dado cuenta, hace tres días cumplí 64 años…

Bueno deja de mirarte el ombligo… y menos las manos, y ¡a currar que todavía tienes mucho por hacer!.

José Valentín Ramírez

Getafe

Anuncios