Mi amigo Victor A. ha compartido entre un grupo de amigos este comentario. Como me ha parecido muy interesante lo comparto a pesar de ser un consumado carnívoro. Por supuesto con su permiso.

Sobre consumo de carne y cambio climático

Está claro que el cambio climático se debe sobre todo a la quema de combustibles fósiles, pero también se produce por destrucción de selvas diversas, Amazonia, Gran Chaco (Argentina, Bolivia y Paraguay), Indonesia, etc. Si nos quedamos sin ellas, nos quedamos sin grandes productores de oxígeno y reductores de dióxido de carbono.

La idea general sobre por qué el consumo de carne tiene qué ver con el cambio climático es simple:

La cría de animales, es decir, ganadería y también aves, implica gran cantidad de cultivos vegetales que después hay que transportar generalmente fuera del sitio donde se producen. Es lógico pensar que ese transporte no sale gratis en generación de dióxido de carbono, además de otros contaminantes.

Es un poco absurdo pensar que lo importante es no comer papaya, porque casi siempre viene de Sudamérica y no preocuparse de la cantidad de soja, (generalmente transgénica, aunque no voy a entrar aquí en posibles inconvenientes al respecto), y cereales diversos que se usan para alimentar ganado. La mayoría de la soja que se usa en España para el ganado procede Brasil y Argentina, y no sé si de EE.UU. Evidentemente, el que come tofu o tempeh está tomando una cantidad de proteína, que si lo tomara en forma de carne se hubiera precisado una cantidad bastantes veces mayor de soja, más como digo otros cereales para ser comidos por el animal para que la cantidad de proteína producida fuera equivalente.

Por otra parte, lo peor no es el transporte, sino la desforestación provocada por el cultivo de soja, en una línea similar al cultivo de palma para su aceite, aunque ese aceite en gran parte de dedique a consumo humano.

También parte del aceite de palma, aceite de soja y otros cultivos se destina a biocombustibles. Es otro problema, ya que la ventaja de los biocombustibles es sustituir combustibles fósiles por cultivos que reducen el dióxido de carbono. Si es a costa de la selva, no hay ninguna ventaja.

Por supuesto, quemar selvas no sólo se hace para criar ganado o cultivar, también para obtener productos minerales diversos.

No hay que olvidar tampoco que los grandes latifundistas que crían ganado o cultivan en la Amazonia u otras selvas, también expulsan de su territorio a indígenas. Es un problema de derechos humanos muy grave, que se ve facilitado por Bolsonaro y otros gobernantes, pero que existe desde hace muchos años. Esto se une a la pérdida de biodiversidad tanto animal, como vegetal.

Otra problemática es el consumo de agua. El agua es necesaria para la agricultura, si realizamos mucha producción agrícola para alimentar animales, estamos usando una cantidad mucho mayor que si nos alimentamos básicamente de vegetales, aunque también usemos a menor escala productos animales.

En menor medida hay una influencia del metano expelido por sobre todo vacas en el cambio climático. Hay cálculos que hablan del 1%, que entiendo se trata de su influencia total y no de cantidad de CH4 emitido comparado con CO2, dado que por otro lado, leí que el metano tiene una influencia diez veces mayor en el calentamiento. Obviamente, si hablamos de 1% es una cantidad pequeña, aunque no despreciable.

De todas formas, tal como digo en muchas ocasiones, las cosas no suelen ser blancas o negras, sino que más bien tienen cualquier tonalidad de gris. Aplicada esta idea al consumo de carne, podemos tener en cuenta que el ganado puede ser usado para prevenir incendios forestales mediante la limpieza de bosques.

Esto no invalida lo anterior, ya que estamos hablando de pastoreo tradicional y no de ganadería intensiva. Respecto a crianza de grandes cantidades de de animales, hay incluso otros problemas medioambientales, por ejemplo, en caso de cría de cerdos, los purines son altamente contaminantes de los acuíferos y requieren plantas de tratamiento de los mismos para evitarlo.

Resumiendo: Sin que sea necesario erradicar el consumo de carne, aunque ser vegano o al menos vegetariano, no es malo para la salud, sino todo lo contrario, tal como afirman no gurús, sino gente con tantos conocimientos como el cardiólogo Valentín Fuster, sí que es conveniente disminuir el consumo de productos animales, al menos en países, como el nuestro, en que se consume en exceso. No hay tampoco que cambiar consumo cárnico por pescado, porque la sobrepesca es otro problema grave.

Veamos algunos datos de la problemática del consumo de carne:

Las importaciones españolas de soja para la alimentación de ganado están detrás de la deforestación y la crisis climática (Greenpeace – 16-11-2019).

¿Qué tiene que ver el consumo de carne con los incendios en la Amazonia? (Greenpeace – 2-9-2019).

Soja y su modo de producción (Salva la Selva).

Producción Mundial de Soja 2019/2020 (ProducciónAgrícolaMundial.com – 11-2019).

Los productores españoles dan una oportunidad a la soja (EFE Agro – 28-9-2015). (Datos antiguos, pero interesantes. Si la cantidad producida ahora es similar a la del 2015, es escasa en España).

Deforestación masiva: el comercio mundial tala árboles en Brasil e Indonesia (Deutche Welle).

Además, la producción de carne implica directamente en muchos casos destrucción de selva:

La crisis ambiental en la selva del amazonas se desató por la ambición de los ganaderos de Brasil(Pijamasurf – 24-8-2019).

El Amazonas es un estorbo para la ganadería (eldiario.es – 20-9-2019). (Este artículo lo he compartido por WhatsApp).

Algunos otros artículos:

5 razones para reducir el consumo de carne (Greenpeace – 30-10-2015).

La ONU pide comer menos carne contra la crisis climática (elperiodico.com – 8-8-2019). (Artículo que me parece especialmente claro. Hay un cálculo para 2050 de mitigación de emisiones de CO2 en función del tipo de dieta).

Sí, el consumo de carne tiene un impacto importante en el cambio climático (https://magnet.xataka.com/ – 2018-12-31). (Este artículo es de Magnet, que a su vez está en la web de Xataka, una web de divulgación sobre varios temas muy conocida).

Comer menos carne contra el cambio climático: una estrategia controvertida y llena de matices (La Nueva España – 10-8-2019).

Comer menos carne contra el cambio climático: una estrategia controvertida y llena de matices (El mismo artículo anterior, pero publicado en la web de La Cadena Ser un día antes, por lo que La Nueva España lo ha copiado, supongo que con permiso – 9-8-2019). (En esta versión o en la anterior, el artículo es de imprescindible lectura).

Comer menos carne: ¿una estrategia efectiva contra el cambio climático? (El País -23-2-2019). (Muy buen artículo, aunque da pocos datos).

Comer sano para salvar el mundo: nuestro modelo de alimentación es insostenible (La Sexta – 2-12-2019).

Un artículo que no tiene nada que ver con la carne, pero explica bastante bien de qué va el cambio climático y algunos otros igualmente interesantes:

Los falsos mitos sobre el cambio climático que arrecian ante la COP25 (La Vanguardia – 3-12-2019).

COP25.- Representantes indígenas denuncian que se están violando los derechos humanos “en nombre del cambio climático” (La Vanguardia – 5-12-2019).

Acciones en nombre del cambio climático “no respetan a los pueblos indígenas” (La Vanguardia – 5-12-2019). (Artículo similar al anterior).

En estos días las televisiones están dando mucha información sobre cambio climático. En particular, La Sexta emitió un excelente capítulo del programa Enviado Especial, dedicado a la problemática del consumo de soja. No es posible ver el capítulo completo, salvo que se tenga una suscripción Premium, pero pongo un conjunto de trozos del capítulo:

Enviado Especial viaja a Argentina para seguir el rastro de la soja y conocer el daño de su producción indiscriminada