Mi amigo Antonio me ha mandado un enlace del  artículo de José Ignacio Torreblanca, jefe de Opinión en el ELPAIS,  El error histórico de Podemos  (http://elpais.com/elpais/2016/10/18/opinion/1476786545_105482.html)

me gustaría saber tu opinión sobre este artículo, creo que al menos en cierta medida pone el dedo en la llaga.

Un abrazo (Antonio)

Pues bien allá vamos.

El artículo se enmarca dentro de la guerra que el grupo Prisa (entre otros) ha declarado a Podemos. Su tesis subyacente es que en marzo Podemos se equivocó al no apoyar al gobierno Cs-PSOE. (en realidad para el autor, ya puestos, Podemos se equivoca en todo).  El grupo Prisa sabe que una mentira contada mil veces no se convierte en verdad, pero permite engañar a mucha gente.

Porque la verdad es que desde marzo hasta hoy, el PP no ha sido investido, por lo tanto, no podemos acusar a nadie de algo que no existe. La verdad es que en septiembre, Rajoy se presentó a la investidura y esta fue rechazada con el NO del PSOE y de PODEMOS. La semana que viene el PP será investido, pero no con los votos de Podemos sino gracias a los diputados del PSOE.

No obstante, no zanjaré el asunto con una descalificación global por muy correcta que me parezca. Comentaré algunos otros puntos:

El asunto ya empieza por la entradilla:

… tras las elecciones del 20-D, el partido de Pablo Iglesias prefirió desalojar al PSOE de la oposición antes que al PP del Gobierno

Desde el día siguiente de las elecciones Podemos ha intentado por muchos medios  componer un gobierno con el PSOE. Desde aquella, quizás desafortunada, presentación donde se proponía a Pablo como vicepresidente de Pedro Sánchez,  hasta la actualidad buscando otras fórmulas.

Sin duda que es pronto para abrir los libros de historia, pero no para preguntarse qué ha logrado Podemos. Porque si volvemos la vista atrás y nos situamos en la Puerta del Sol en mayo de 2011, recordaremos que el primer encuentro con las urnas del movimiento de los que se decían no representados se saldó con una mayoría absoluta del Partido Popular que dejó a muchos en estado de shock.

Es curioso que reproche a PODEMOS los resultados del PP del 2.012 !Dos años antes de la fundación de Podemos! Habla bastante del rigor de ese autor.

Sin embargo, si el guion de la investidura a finales de este mes se desarrolla conforme a lo previsto y Mariano Rajoy acaba otra vez en La Moncloa y el Partido Popular en el Gobierno, nos encontraremos otra vez con una reedición de la frustración del 15-M, pero esta vez aumentada porque el instrumento construido para representar aquel movimiento, aunque pasara de la calle al Parlamento, no solo se quedará en la oposición sino, a pesar de las pretensiones de Pablo Iglesias de ser la única, verdadera y contundente oposición, en una oposición irrelevante.

De este párrafo yo sustituiría “conforme a lo previsto” por “conforme a lo planificado por González-Cebrián”.. pero eso es secundario. Olvida el autor que la irrelevante oposición de Podemos se ha construido en dos años y que esa irrelevancia ha cambiado ayuntamientos nada relevantes como Madrid y Barcelona y que ha permitido desalojar al PP y poner al PSOE en comunidades como Castilla La Mancha, Extremadura o Valencia.. ¡irrelevantes! Así argumenta la irrelevancia el jefe de opinión de EL PAIS:

¿Por qué irrelevante? En política, aunque los votos se traduzcan en escaños, si estos no se traducen en influencia, tampoco lo hacen en políticas y por tanto no cambian la vida de la gente. Y con la correlación actual de fuerzas en el Parlamento, el no de Podemos a las propuestas del Partido Popular estará siempre garantizado de antemano, así que ni el PSOE ni Ciudadanos tendrán que negociar nada con la formación morada. Cada propuesta que el Gobierno quiera sacar adelante tendrá, a priori, 137 votos favorables (los escaños del PP) y 90 contrarios (Unidos Podemos, ERC, CDC y EH-Bildu), lo que convertirá a Ciudadanos, PSOE y PNV, que sumarán 122 escaños, en los partidos decisivos a la hora de condicionar la agenda legislativa del Gobierno.

Parece claro que EL PAIS ya considera al PSOE en el bloque de las derechas españolas y por lo tanto, PODEMOS no podrá hacer nada frente a  260 votos.  Parece que EL PAIS “ya enseña la patita” y se carga el argumento favorito del PSOE para la abstención: Uniendo Podemos, Ciudadanos y PSOE pueden  ganar muchas votaciones al PP aunque gobierne. Parece que el grupo PRISA ya le está marcando el camino al PSOE: Tú con Ciudadanos y el PP. En realidad no es nuevo. Es lo que viene haciendo desde el 21 de diciembre.

Podemos, ya lo ha anunciado Iglesias, será durante la próxima legislatura el partido del no. 

No sé de donde se ha sacado esta afirmación este “pseudoperiodista”. Podemos ya ha demostrado su capacidad y disposición a presentar iniciativas legislativas y no sólo en el parlamento estatal, sino en parlamentos autonómicos tanto de los gobernados por el PP como por el PSOE.

… En el caso de Podemos, ese desvío se produjo en la corta y fallida legislatura posterior al 20-D, cuando sus dirigentes apostaron por un objetivo táctico (el sorpasso al PSOE), frente a un objetivo estratégico: contribuir a desalojar al PP del Gobierno.

Nuevamente repite el comentario de la entradilla, no voy a repetir yo la respuesta pero si responder al siguiente párrafo que liga con el anterior:

Algo parecido hubiera podido ocurrir en el ámbito nacional si el 4 de marzo pasado, Podemos, en lugar de votar no a la investidura de Pedro Sánchez junto con el Partido Popular, la hubiera apoyado.

Precisamente desde marzo hasta ahora ha quedado claro que al PSOE no le hubieran dejado hacer acuerdos con Podemos. No hace falta insistir mucho en esto pues es evidente. Desde dentro y desde fuera del partido se ha bloqueado esa posibilidad hasta forzar incluso la caída de Pedro Sánchez y hasta poner en peligro la propia continuidad del PSOE como proyecto “relevante”. Para quien manda en este país, no quien gobierna, quien manda en este país,  lo importante hoy es seguir con los recortes y las políticas antisociales y si eso se carga al PSOE,  “ya montaremos otro” (como Ciudadanos). Ya lo han dicho los empresarios con prepotencia: La subida del Impuesto de Sociedades la pagarán los salarios y el empleo. (Ver: http://diario16.com/los-empresarios-avisan-la-subida-del-impuesto-de-sociedades-la-pagaran-los-salarios-y-el-empleo/)

En marzo, precisamente desde la perspectiva de hoy está mas claro que el PSOE no quiso un acuerdo con PODEMOS. Planteó un programa (PSOE-Cs) donde renunciaba a sus principales propuestas progresistas anunciadas en su “Programa para un gobierno progresista y reformista” del 8 de febrero. Dejando a un lado el uso conceptualmente erróneo que el autor hace de estrategia y/o táctica, hay que recordar que PODEMOS no está para un cambio de sillones si no para hacer un cambio real en las políticas económicas y sociales de quien gobierne. El acuerdo Cs-PSOE no implicaba ese cambio. Recordemos que la premisa irrenunciable de Cs era no subir impuestos. Y, si no se suben los impuestos a quien más gana, ¿cómo se financian las pensiones, la sanidad o la educación?. ¿Vamos a seguir devolviendo impuestos a las grandes empresas mientras nos damos golpes de pecho diciendo que nos preocupa la hucha de las pensiones?.

cira

En marzo, PODEMOS no podía de ninguna manera apoyar las propuestas Cs-PSOE y eso sin entrar en el desprecio que el PSOE demostró hacia PODEMOS haciendo un acuerdo sólo con Rivera y después invitando a sumarse a Iglesias … pero bueno, eso no sería un problema si realmente hubiera habido posibilidades de cambio. Pero quien manda, manda…

Colofón. Hoy está reunido el federal. Todavía no sé el resultado… aunque todo el mundo lo sabe. El 26 de febrero, 73.940 afiliados del PSOE votaron a favor del acuerdo con C’s (78,97% de los que votaron). ¿No vale para nada esa votación?. ¿Por qué el PSOE no hace otro referéndum sobre si abstención o no?. La respuesta es clara, saldría “NO es NO”. Y eso no es lo que quiere el que manda. Quede claro para votantes y militantes del PSOE: su opinión no cuenta, son los  portavoces de la banca y las eléctricas, el señor Cebrián y el señor González quienes levantan la mano a la clá(1) para indicar lo que hay que votar.

José Valentín.

(1) Explico que es la clá, pues es un concepto desconocido para muchos en la actualidad. Allá por los años sesenta los que  no disponíamos de muchas “pelas” para pagarnos las entrada de teatro nos íbamos a conseguir las entradas de “clá“. Se conseguían en bares cerca del teatro. Allí un individuo vendía las entradas que eran muy baratas y a veces gratis. Con la “entrada de clá”,  teníamos la obligación de “aplaudir”. Una “clá” bien organizada, estaba distribuida por toda la sala y, si “cumplía con su obligación” y aplaudía fervorosamente a las indicaciones “del jefe de clá” se podía conseguir que el público “se sumara a sus aplausos”. Así una obra mediocre podía convertirse en un “éxito teatral”.

Anuncios