Estas píldoras serán muy malas… pero son mías. Desgraciadamente la mayoría de las ideas que circulan, son productos de Twitter. La cuestión puede ser más peligrosa: ¿son ideas compartidas* o sólo reproducidas?.

* Dado el medio que nos movemos, hay que entender aquí compartidas en el sentido de asumidas, asimiladas, “hechas mías” …. Y no, claro, aquello de “… comparte”.

El mundo mundial, que decía Manolito Gafotas, está regido por un puñado de leyes. El universo y el átomo funcionan casi igual. Las leyes del caos se reproducen en la tormenta y en desierto, en los cielos y en las profundidades.

Si ponemos una manzana sana junto a una podrida. Siempre, siempre, siempre… las dos acabarán mal…. Si no las separamos.

Lo tenemos jodido: ¡Esa ley se cumple también en la política!!.

¿Será por eso que tanta gente honesta se separa de la (organización) política?.

Sin embargo, las manzanas no pueden hacer nada.. pero nosotros ¿no podríamos separar a los otros? .

En un concurso de tramposos, el mayor truhán será el campeón. En un concurso de honestidad, también. El truhán será el campeón a base de trampas.

Lo tenemos jodido: esto, sobre todo, pasa en la política.

La primera virtud (quizás la única) de un mentiroso es su credibilidad. Nadie podría ser llamado mentiroso, dijera lo que dijera, si su mente fuese transparente.

Es verdad, la mentira tiene las patas muy cortas… pero cuando la coges ya se ha comido la manzana… quizás te tragues tú el gusano. Bueno, si hay gusano.. ¡seguro!. Ya se sabe ¡el jodido Murphy!.

Lo tenemos jodido: esto es argucia de los truhanes en la política. Lanzas la mentira y cuando el otro ya se ha comido el gusano…. “era broma”…

Quizás tú no lo entiendas, pero no te preocupes, los truhanes (que si lo entienden) no van a cambiar sus hábitos. Así que ¡Ya te tocará el gusano!.

Anuncios