Hace unos días un compañero me mandó el enlace a un artículo titulado “Los comunistas en la encrucijada” (http://www.cronicapopular.es/2015/10/los-comunistas-en-la-encrucijada/ ) el artículo estaba firmado por un grupo de personas a las que respetaba (y sigo respetando) mucho. El artículo comenzaba muy bien:

Los comunistas españoles, y con mayor severidad los madrileños, nos encontramos en una encrucijada. La Historia de nuestro Partido ha tenido momentos difíciles, pero sin duda estamos en uno de los más graves, al menos considerando los períodos de democracia.

Ahora ocurre algo insólito: importantes dirigentes de nuestro partido consideran que las formaciones comunistas están superadas, textualmente que “ningún partido comunista ha conseguido recientemente el poder para la clase obrera”, como si alguna otra formación política lo hubiera logrado. Se confunden cambios nacional/populares con revoluciones socialistas y se pretenden imitar soluciones propias de contextos históricos y políticos que no tienen nada que ver con la situación en España.

La situación es más grave en Madrid porque es aquí donde se han teorizado y ensayado política y organizativamente los protocolos para la anemia comunista. Algo semejante se utilizó en Cataluña con el PSUC y con más trascendencia en Italia con el PCI.

Y sin embargo, el fantasma vuelve a recorrer el mundo. La crisis del capitalismo se agrava y difícilmente es explicable la realidad sin el pensamiento de Marx y Engels y difícilmente es posible avanzar en la lucha política sin las aportaciones de Lenin y la recuperación de las experiencias del movimiento obrero organizado.

por ello decidí dejarlo unos días y leerlo “sosegada y profundamente”. Sin embargo, desde el párrafo siguiente, el artículo me pareció tan decepcionante que sentí (siento) auténtica pena (nunca el diccionario definió mejor mi sentimiento).

El artículo lejos de ser una reflexión sobre cómo hemos llegado hasta aquí, explica la caída del PCE y de IU como una consecuencia de la aparición de Podemos tras las elecciones europeas y como una operación interna y externa para destruir las dos organizaciones “comunistas”.

Hay que estar muy ciego para no ver que Podemos es, precisamente, un fruto de las desastrosas prácticas de IU y PC. Una consecuencia y no una causa. Pensar que los males de IU/PCE empiezan después de las europeas es no querer ver nada de lo que vinimos haciendo mal tantos años. He hablado de prácticas, no de políticas. Las buenas ideas de las asambleas de Renovación, Bloque social, etc .. se quedaron en peleas cupulares y truculentos reparto de cargos. No quiero entrar mucho en el artículo pues me niego a meter el dedo en herida que es ajena y también propia. Sólo señalar que no eran necesarias tantas firmas para acabar justificando el “buen hacer” de Gregorio Gordo o Angel Pérez y expresar que lo de Moran Santín en Caja Madrid “era generalmente conocido”. Por cierto, si es así, peor, pues significa que todos (o al menos los que lo conocían) eran cómplices de tan deshonesto proceder.

No sigo, hace falta repensar como salimos de esta. Como hacemos gobiernos de ciudadanos para ciudadanos. No esperaba tan pobre reflexión de tan ilustres ponentes. Al leerlo no pude menos que recordar un libro que compré hace unos meses sobre “La idea de comunismo” basado en unas charlas coordinadas por Slavoj Zizek en 2.011.

He encontrado un PDF en internet así que los que quieran realmente una reflexión seria sobre el asunto aquí está. Pero no dejéis de leer el artículo de Crónica Popular… deja a las claras la ausencia de una reflexión seria de los que ahora dicen ser los únicos defensores del comunismo.

 

LA_IDEA_DE_COMUNISMO_THE_NEW_YORK_CONFER

José Valentín Ramírez

Getafe

Anuncios