Hoy he ido a visitar el Museo de Jaén especialista en el mundo de los íberos y la España Antugua. De repente, en una de las salas he visto unas piedras que claramente estaban formando las letras TTIP..

¡Jodér que casualidad!. De casualidad nada, un colectivo de cultura denunciaba con ello el acuerdo y las nefastas consecuencias que va a tener sobre la agricultura andaluza. Sobre un atril un montón de hojas con el titulo de CIAR explicaba el asunto.

Os reproduzco la hoja pues me parece muy interesante …

ciar

1. intr. Andar hacia atrás, retroceder.

2. intr. Abandonar un empeño o negocio.

3. intr. Mar. Remar hacia atrás.

CIAR

Cío, remo contra el tiempo, desando el camino, retrocedo hasta hace más o menos 2300 años, estoy en un punto clave de la ruta que comunica la costa con el centro de Iberia. Desde el camino veo una robusta torre que parece emerger de la laguna donde nace el río que ahora llamamos Jandulilla, en su cima, un guerrero va a atacar a un gran lobo que retiene a un joven, dos grifos enmarcan la escena. La torre es parte de un complejo de edificaciones dedicadas al culto y al comercio de cerámicas áticas de importación, un negocio controlado por la aristocracia ibera que funcionó unos 50 años, hasta que se hundió bruscamente a mediados del S. VI a d C.

Desde hace milenios, poder, religión y comercio son una tríada que maneja el desenvolvimiento de la sociedad utilizando hábilmente la publicidad: las esculturas en lo alto de la torre anunciaban que el territorio era seguro gracias a un destacado ibero, más o menos como una valla con propaganda electoral en nuestros días.

Los iberos fueron dominados por Cartago y luego Roma lo dominó todo. Bajo el imperio romano comenzó una nueva era, la nuestra. Apiano cuenta que los cartagineses tuvieron que ceder Cerdeña a Roma en compensación por los daños que las guerras Libias hicieron al comercio romano. Desde siempre Comercio y Gobierno están íntimamente relacionados a pesar de tener intereses muy distintos, el bien público y el bien privado, pues el comercio necesita seguridad y el poder establece normas y las hace cumplir.

A comienzos del S.XXI se habla de un inminente cambio de paradigma, es decir, de un cambio de mentalidad y de organización social, de la caída del actual imperio… del inicio de una nueva era, En nuestras latitudes, continuamos llamando al sistema político democracia cuando en realidad es una sinarquía (2. f. Influencia, generalmente decisiva, de un grupo de empresas comerciales o de personas poderosas en los asuntos políticos y económicos de un país). Los tratados internacionales de libre comercio son la prueba de que el pueblo no detenta el poder, puesto que se negocian en secreto y benefician únicamente a las transnacionales, que son las que tienen el dinero, la técnica y los medios de comunicación (incluida internet): los pilares de nuestro tiempo.

Si aceptamos ser una sinarquía, pronto cambiarán muchas cosas en nuestra vida, la más fundamental de todas ellas será la forma de alimentarnos. Mientras en la televisión proliferan programas sobre cocina, en los carritos de la compra hay más comida precocinada y cada vez se come peor. En consecuencia, la obesidad del norte se iguala al hambre del sur y lo políticamente correcto es hablar de malnutrición.

Unas 250 compañías de cinco países controlan la alimentación mundial, estos sinarcas nos dicen que para alimentar a 9000 millones de personas en 2050 hay que aumentar la actual producción un 60-90%, es decir su producción: alimentos frescos obtenidos con las técnicas que maneja el agronegocio, a base de petróleo y agrotóxicos, y alimentos procesados hechos a partir de vegetales transgénicos o biofortificados, animales clónicos y hormonados, aditivos químicos y nanocompuestos, que saldrán de impresoras 3D en atractivos formatos.

La FAO reconoce que sería más eficaz evitar el derroche de alimentos (se tira un tercio de lo que se produce), promover el trabajo de los pequeños agricultores y el consumo local de su producción y racionalizar el comercio internacional. En este aspecto, urge revisar el impacto sobre los países pobres de las subvenciones de los países ricos a la producción y transformación de alimentos, del empleo de alimentos para la fabricación de biodiesel y de la cotización de los alimentos en bolsa.

En España, el comercio de alimentos recién salidos de la tierra está extorsionando a los pequeños agricultores que deben entregar sus cereales a los almacenes sin saber el precio que tendrán cuando los cobren, que envían un camión de patatas a otro país y reciben una llamada diciendo que vayan a verlas que se han podrido, agricultores que han de vender tomates, naranjas o leche por debajo del precio 

de coste, que firman un contrato por tres años con una

empresa transformadora que después “interpreta” las cláusulas, etc. etc. También ocurren cosas incomprensibles, como alimentos que viajan y regresan al punto de partida con otra nacionalidad, o llegan de otro país y salen con nacionalidad española.

La Unión europea, al tiempo que promueve una Política Agraria Común más verde y sostenible, está negociando con Estados Unidos el Tratado Transatlántico de Comercio e Inversiones (TTIP), que por una parte abre el mercado a productos obtenidos o elaborados según las normas de los EEUU en competencia con los producidos bajo normas europeas mucho más estrictas, y por otro traslada la forma americana de regular el trabajo desplazando lo hasta ahora conseguido por los trabajadores en Europa. Simultáneamente también están negociando el Tratado sobre comercio de servicios (TiSA) que privatizará servicios sociales hasta ahora públicos: educación, salud, aguas, saneamiento, ejército, cárceles, comunicación (privacidad), transporte, servicios bancarios… En realidad las negociaciones las llevan sinarcas de uno y otro lado del Atlántico y si acaso en el futuro hubiera conflictos estado-empresa se dirimirían en tribunales especiales formados por jueces sinarcas.

Las siglas de los tratados que de firmarse legitimarían la sinarquía, hechas con trozos de tégulas y cerámica romana recogidos en Culturhaza, al lado de los fragmentos de esculturas iberas, es una alusión a los imperios que caen.

Si no ciamos (acepción 2) y exigimos que en nuestro nombre no se firmen ni el TTIP ni el TiSA, no tendremos que callar y podremos COMER.

http://www.attac.es/2015/09/11/solo-la-ciudadania-puede-frenar-la-grave-amenaza-del-ttip/

ArtJaén, 25 de septiembre de 2015

Culturhaza

Enlace a la web de Culturhaza:

http://culturhaza.blogspot.com.es/

***

José Valentín Ramírez

Getafe

Anuncios