He descubierto en mi hemeroteca el siguiente artículo de Pablo Iglesias de ¡OCTUBRE 2.013! vemos que el artículo está en coherencia con lo que se ha ido haciendo después.

Diario PUBLICO.ES
Escrito por Pablo Iglesias Turrión
Domingo, 06 de Octubre de 2013 00:00
No es un secreto que las elecciones al parlamento europeo generan apatía entre buena parte de la población, y es normal. Al fin y al cabo el parlamento europeo no pinta casi nada en la estructura institucional de la Unión y es la mejor expresión de eso que, eufemísticamente, suele llamarse “déficit democrático” de Europa. ¿Qué es eso del “déficit democrático” europeo? Básicamente que las decisiones políticas que se toman en el marco de la Unión (entre ellas nada menos que la política monetaria) no tienen ningún tipo de respaldo democrático para legitimarse. Otra prueba de lo poco que pinta el europarlamento es que, como en el caso del senado español, los partidos envían allí a jubilarse a sus viejas glorias. Es verdad que la eurocámara no pinta nada pero allí se cobra mejor que en ningún sitio. ¿Entonces por qué hay que dar importancia a las elecciones a un órgano que, en sí mismo, es una burla a la democracia?Pues porque el europarlamento, en su nimiedad, es lo más parecido a una representación simbólica de la voluntad de los ciudadanos europeos. ¿Por qué es importante que exista algo que represente a los ciudadanos europeos como comunidad política? Se lo aclaro ahora mismo. Si en el Estado español ganara las elecciones una coalición política democrática y patriota, entendiendo por patriotismo la defensa de la mayoría de los ciudadanos, independientemente de la nación con la que se identifiquen (que nadie olvide que España es un país de países con varias identidades nacionales no necesariamente superpuestas, como les gusta decir a los españolistas), debería tomar las siguientes medidas, partiendo de la base de que las políticas de austeridad son un suicidio que sólo beneficia a una minoría de privilegiados.

Habría que abandonar la eurozona y tomar el control de la política monetaria e inmediatamente devaluar para favorecer las exportaciones. Habría que decretar la suspensión del pago de la deuda y comenzar su auditoría y reestructuración a fin de ajustarla a criterios de justicia social y legitimidad. Habría que nacionalizar la banca creando una banca pública que garantizará la inversión y el crédito para las familias y la pequeña y mediana empresa. Al mismo tiempo, habría que establecer inmediatamente sistemas de control para evitar la fuga de capitales (y quizá reformar el código penal para disuadir a los multimillonarios de llevar a cabo comportamientos contra la patria). Para proteger la producción y las condiciones de trabajo dignas, sería necesario también ampliar la titularidad pública a ciertas áreas clave de la economía (la energía, el transporte, los servicios públicos y el resto de sectores estratégicos). Sería crucial también iniciar un proceso de reindustrialización mediante inversión pública apostando por formas de economía verde y alta tecnología, para lo cual habría que adaptar el sistema educativo reforzando el acceso a la educación primaria y secundaria y la calidad de la formación profesional, las universidades y los centros de investigación de alto nivel. Gracias a la inversión podría aumentar la productividad, que iría siempre asociada a los salarios. Sería imprescindible también llevar a cabo una reforma fiscal redistributiva que acabara con el fraude de las grandes fortunas e impusiera una presión mucho más justa sobre los privilegiados; gracias a ello mejoraría la provisión de fondos públicos para la sanidad y la vivienda públicas.

Pero, ¿sería todo eso posible en el marco geográfico del Estado español? Ni de coña; un modelo casi autárquico estaría condenado al fracaso por la presión exterior de los poderes europeos. Por eso es crucial que el proyecto político de los demócratas y los patriotas establezca alianzas en la europeriferia y con los países latinoamericanos.

Por eso la campaña electoral de los demócratas y los patriotas debe ser a escala europea mirando a América Latina, donde se ha demostrado que un modelo alternativo al neoliberalismo es posible, viable y bueno para la mayoría de los ciudadanos. ¿Pueden conseguir esa movilización electoral, en perspectiva europea, la izquierda política española y las izquierdas independentistas vasca, catalana y gallega por si solas? Ni de coña. ¿Y si se unen? Tampoco es suficiente.

Es necesario que la izquierda se convierta en pueblo para que la indignación social (que sí es mayoritaria) se convierta en una mayoría electoral capaz de plantear un proyecto de refundación de Europa desde el sur.

Las elecciones europeas son una buena ocasión para visualizar el proyecto de los demócratas y los patriotas y sus naciones pero para eso es necesario que la gente se crea que a las elecciones se presenta algo más que la izquierda alternativa al PSOE (obligada a pactar luego con el PSOE). La alternativa “progresista” a lo que he defendido aquí es obvia y la enunciaba con claridad cristalina el otro día la presidenta del gobierno andaluz, que veía posible extrapolar el modelo de Andalucía al resto del Estado.

Evidentemente los dirigentes de IU se suicidarían si respondieran condescendientemente a Susana Díaz en estos momentos, pero en su fuero interno saben que los números son los números. Aquí no cuentan los principios sino la aritmética; con un PSOE en torno al 25% y una izquierda política en torno al 15% en las próximas generales (y estamos siendo generosos con ambos, pues bien podría volver a ganar el PP) nuestro país sólo aspirará a una gestión soft de la austeridad que continuará desarrollándose y que no cuestionará el papel periférico de España (sol, playa y mano de obra barata) en la estructura euroalemana. Sin duda un gobierno del PSOE apoyado por IU (con ministros o sin ellos) sería preferible a uno del PP pero da la impresión de que las circunstancias permiten ser más ambiciosos.

Las elecciones europeas son una buena ocasión para demostrar el grado de ambición.

Pablo Iglesias Turrión es profesor de Ciencia Política en la Universidad Complutense de Madrid y director y presentador de las tertulias televisivas La Tuerka CMI y Fort Apache.

Anuncios