Comparto este artículo de Publico.es publicado el 4 marzo de 2015

Comunidad Editorial 4º Poder en Red

Podemos no sólo ha puesto patas arriba la parrilla política estatal, sino también las técnicas y formas de organizarse bajo dos premisas claras: transparencia y participación. Para llevar a cabo estos objetivos se han servido de plataformas y nuevas tecnologías que no sustituyen las prácticas off line.

Miguel Ardanuy y Yago Bermejo, miembros del Equipo de Participación de Podemos, explicaron en el máster de Comunicación, Cultura y Ciudadanía Digitales los secretos de la formación para conseguir participaciones tan masivas.

El objetivo de Participación de esta nueva agrupación es hacer política para mayorías y no de militantes. Adaptarse a la ciudadanía, y no al contrario, siguiendo el lema de la economía y la estrategia de la Red. Para ello se sirven de numerosas herramientas que permiten una democracia masiva y una interacción continua.

Plaza Podemos

Plaza Podemos es, junto a Appgree, la herramienta más masiva de Podemos. Alrededor de 10.000 usuarios diarios visitan esta plaza pública digital que alberga Reddit, una plataforma de Software Libre.

Se trata de un foro de debate global donde cientos de miles de personas pueden participar simultáneamente. En esta plataforma, cualquier ciudadano, sin la necesidad de estar inscrito, puede compartir textos, propuestas, enlaces, etc. Una vez establecidas las propuestas, entre todos y todas se decide y debate cuales son las más importantes para la mayoría. Durante este proceso se producen diferencias que no se ocultan, como sí hacen otros partidos. “En Podemos se muestran las divisiones internas, es una riqueza del proceso”, señalan los miembros del Equipo de Participación de Podemos.

En esta plataforma se realizan las conocidas como ‘Ruedas de Masas’, un espacio en el cual, cualquier persona puede preguntar lo que quiera a los altos cargos de Podemos en un proceso totalmente abierto, por lo que los contenidos generados son en ocasiones mucho mayores que en una entrevista periodística.

Appgree

La comunicación de muchos a uno pone al dirigente bajo la lupa de las bases. Appgree crea cauces comunicativos que sólo responden al control de la inteligencia colectiva. A través de esta aplicación la gente expone su propuestas, opiniones y preguntas para que sean redistribuidas y evaluadas según el interés que susciten en terceros. Después, crea muestras estadísticas representativas de la población que participa en un debate y las divide en grupos que pueden votar en muy poco tiempo diferentes propuestas. Apuesta por una conectividad muy potente. Cuanta más gente la utiliza, mayor es la representatividad de las muestras.

Los miembros del equipo de participación de Podemos apuntan que su uso en la Asamblea Ciudadana de Vistalegre supuso todo “un hito comunicativo del que apenas se habla”. Appgree permitió una comunicación a tiempo real entre el público y los ponentes. El único método de filtrado de las preguntas a los dirigentes era el nivel de interés que generaba en Appgree. Por tanto, aquellos que se postulaban a encabezar el partido no pudieron evitar enfrentarse a cuestiones incómodas y tuvieron que dar explicaciones sobre todo aquello que la ciudadanía creyó pertinente. Además, el tiempo de intervención de los mismos también se otorgó según estos criterios de interés colectivo. Según señalan los miembros del equipo de participación de Podemos, el uso de esta aplicación democratizó el acto y permitió que las bases se sintieran representadas.

Ágora Voting

La participación en estos procesos comunicativos sirve de poco si posteriormente no se permite a la gente influir en la toma de decisiones. “El voto electrónico es la puerta a la democracia directa”, asegura Yago Bermejo. Hay pocas empresas en el mundo que se dediquen al voto electrónico y que sean de software libre. Una de ellas es Agora Voting.

El sistema de esta herramienta es la que más garantías ofrece al proceso de votación online. Los votos se encriptan y escapan al control de la organización. Aunque Podemos participa el recuento, no controla el proceso. Esta sujeto a la supervisión de Agora Voting y de una autoridad independiente como OpenKratio. El censo se realiza a través de certificaciones de votos por teléfono móvil. El problema que presenta este sistema es que en algunas ocasiones, hay personas que pueden llegar a participar dos veces en el proceso. Sin embargo, se trata de casos aberrantes. El equipo de participación asegura que el porcentaje de ‘tramposos’ es ínfimo y que, a pesar de esa grieta, merece la pena utilizar este sistema. La sencillez de Ágora Voting invita a la participación y, cuanto mayor es el número de votantes, menor es la influencia de los trolls sobre el resultado final. Los problemas, argumenta el equipo de participación, se derivan de la inexistencia de una acreditación digital generalizada. “Podemos no puede suplir lo que es competencia y obligación del Estado”, alegan.

El uso de esta herramienta aún está en fase embrionaria, pero del aprendizaje derivado de su uso se pueden sentar las bases para futuros referéndums y consultas a la ciudadanía de los Gobiernos en los que esté Podemos.

Loomio

Esta es otra de las herramientas que más se ha usado en Podemos, aunque en este caso, los protagonistas son los Círculos. Está destinada a la organización y participación en grupos de trabajo más pequeños de forma independiente.

Loomio está pensada para que la gente debata pero con el objetivo de llegar a un consenso. En la plataforma hay una columna de discusión y otra para valorar las propuestas, de forma que durante el debate se puede ver la propuesta que cuenta con más apoyos.

Foto: Podemos

Esta herramienta tuvo tanto éxito entre los círculos, que los desarrolladores de origen neozelandés confirmaron que la mitad de los usuarios del mundo son de Podemos.

Sin embargo, si quieren hacer política de mayorías se ven en la obligación de compatibilizar el mundo online y offline. “Gran parte de los Círculos se conocen en la red y se expanden y conectan offline”, señaló Ardanuy. Otras medidas impulsadas por el partido es el banco de talentos o las Iniciativas Impulsa. El primero se realiza con el objetivo de que los simpatizantes encuentren su sitio y la forma de participar con la que se sienten más cómodos en la organización. Hasta el momento ya hay más de 19.000 personas adscritas. Las iniciativas Impulsa son un proyecto a largo plazo para financiar iniciativas sociales. Se trata de una bolsa con los excedentes económicos de Podemos que se destinarán a proyectos sociales. Estos excedentes proceden de los cargos públicos, dado que está estipulado que el límite salarial para los cargos electos es de 1.930, lo equivalente a tres salarios mínimos.

En el mundo off line un factor muy importante para Podemos ha sido la televisión. Ardanuy reconoció que supieron cómo jugar con ese canal a través de las redes sociales amplificando contenidos, marcando agenda y consiguiendo más audiencia para los miembros del partido. Cuanta más audiencia, más apariciones de Podemos en televisión.

Los métodos de participación no terminan aquí. De cara los próximos meses quieren potenciar la Plataforma de participación, que ellos mismos han desarrollado. Una de las ideas, entre muchas otras, es votar los últimos domingos de cada mes todas las propuestas pendientes, en lugar de estar cada día pendiente.

Un proceso que siempre debe volver al origen

La jornada acabó con la advertencia por parte de Víctor Sampedro, catedrático de comunicación política y director del máster CCCD, de dos dinámicas inevitables:

La primera tiene que ver con el paso sucesivo del uso de las TIC. En primer lugar se utilizan con fines deliberativos, después plebiscitarios y, finalmente, aclamatorios. Estas lógicas coinciden respectiva y sucesivamente con los procesos de debate de programa y estructura de organización interna; elección de candidaturas; e inicio de campaña electoral con la Marcha por el Cambio. Cada uso corresponde a una etapa del proceso político. Pero la única forma de evitar el anquilosamiento y la elitización es comenzar siempre el proceso.

Una vez aclamados los líderes, habrá que someter sus decisiones otra vez a la deliberación y, si hay algo que corregir, recurrir de nuevo a la votación o refrendo… o, incluso, la revocación del representante, como contemplan ya los estatutos del partido.

La última dinámica, señaló Sampedro, es la canalización e instrumentalización. La primera cibercampaña -llevada a cabo por Howard Dean- y la primera campaña de Obama, se basaron en el activismo anti-guerra de Irak, llevaron a Internet el activismo presencial de la calle. En cambio, en la última elección de Obama, el éxito digital residió en recabar fondos y pelear el voto flotante, basándose en perfiles digitales de sectores muy concretos de los electores.

En resumen, hay que evitar que los equipos de participación acaben siendo equipos de crowdfounding, de minado y gestión de macrodatos.

Anuncios