Las recientes elecciones para los órganos de dirección de Podemos a nivel autonómico me han dejado un cierto sabor agridulce. Por un lado siento que los compañeros de Getafe Matías y Juanjo se hayan quedado fuera. Menos mal que por lo menos Emilio. El que una ciudad como Getafe (tercera en número de inscritos en la Comunidad de Madrid) se haya quedado sin representación en el órgano de dirección de la Comunidad, me parece que debe hacer reflexionar acerca de las elecciones “electrónicas puras”. Por otro lado siento satisfacción de la pluralidad que el resultado ha puesto en evidencia. Una organización que quiere ocupar “la centralidad del tablero” tiene que ser forzosamente plural. La pluralidad y el respeto a que todas las ideas deben ser oídas, es uno de los mejores antídotos contra la corrupción y el despotismo. Lástima que en el órgano donde la pluralidad debía estar presente “por ley”, la comisión de garantías, tanto a nivel estatal como en la comunidad de Madrid son “monocolores”.

Me parece también negativo que el nivel de participación ha sido relativamente bajo. Habrá que seguir trabajando por mejorar la organización, fomentar la participación, pero sabiendo que, con participación o sin ella, tenemos la responsabilidad de construir una alternativa (en su sentido literal) al sistema. Ello está en nuestra mano y no lo digo yo, lo dicen todos los grandes medios de este país. Lo dicen cuando nos insultan, lo dicen cuando dedican sus portadas y mejores (que no buenos) comentaristas a Monedero… Ni siquiera tienen un lenguaje alternativo al analizar (es un decir) las elecciones autonómicas de Podemos todos coinciden en ver “división” donde hay pluralidad, o utilizar de manera sospechosamente coincidente términos como “los barones de“. No se han enterado que en Podemos no hay “barones”. Hay varones y hembras pero ese concepto clasista y de casta “persona que manda en un feudo de manera absoluta” desde luego en Podemos no cuadra… si cuadra en las cuadras y porquerizas del PP y sus voceros.

Un antiguo eslogan del mundo abertzale vasco decía “Dales donde les duele, vota Batasuna”. Bien, ahora ya se olvidan de Sortu, ahora lo que les duele es PODEMOS.

José Valentín Ramírez

Getafe

Anuncios