La encuesta del CIS muestra un incremento de las personas que van a votar a Podemos. Las encuestas del CIS siempre me han parecido las más profesionales a pesar del trabajo que realizan en su “cocina”. Soy de naturaleza pesimista. Muchas veces he confiado en las encuestas que daban a Izquierda Unida, 15 o 20 diputados para el final quedar en diez. Incluso noches electorales donde a las nueve de la noche se anunciaban 10 diputados y al día siguiente obteníamos 6. En las pasadas elecciones europeas cuando estábamos en la sede de Ágora unas cuantas personas de Podemos y los primeros datos empezaban a hablar de 4 o 5 diputados yo seguía expresando y pensando que uno o dos sería un éxito.

Cuando alguien expresaba: “la muerte llega sin avisar”, un médico amigo mío solía decir: “¿Te parece poco aviso?: Se nos caen los dientes, el pelo se vuelve blanco, nos duelen las articulaciones, nuestra vista cada vez nos enseña menos, se nos agrieta la piel. ¿Te parece poco aviso?”. Igualmente, muchas veces no nos fijamos en esos pequeños detalles que marcan las tendencias. Si yo me hubiera fijado en esos detalles en mayo pasado hubiera tenido que ser mucho más optimista. Hubiera tenido que ver qué personas que yo creía alejadas de la política o en la onda de la derecha, hablaban con entusiasmo de votar a Podemos. Esos pequeños detalles deberían de haberme indicado que Podemos iba a tener un excelente resultado electoral. Hoy en día también hay excelentes indicadores que dicen que hay un gran número de ciudadanos y ciudadanas que van a votar a Podemos. Recuerdo hace mes y medio en un programa de la Ser que preguntando sobre qué cosas ilusionaban a la gente, de las cinco llamadas que hicieron, en tres de ellas de manera directa o indirecta la gente expresó que su ilusión es que ganase Podemos. Gemma Nierga (un poco cansada del asunto) le espetó a una oyente: “usted cree que van a cumplir lo que dice” y su respuesta fue contundente: “No, pero me basta con que lo intenten”. Estas encuestas de lo cotidiano deberían tener, y empiezan a tener para mí, mucho valor.

Otra “encuesta” que ha sido fenomenal estos días es la manifestación del 31 de enero. Para mí, equivocado evidentemente, Podemos era todavía una opción política nacida por algunas personas con notoriedad en los medios, la participación electrónica y del voto de cabreo en las urnas. La manifestación del pasado sábado fue un gran evento. Un evento histórico. Mi pesimismo, una vez más me mantuvo en vilo hasta que al abrirse las puertas del tren en Atocha los gritos de “SI SE PUEDE” atronaban en la estación. No hubiera dudado del éxito de la manifestación si me hubiera fijado en los detalles previos como que en Getafe mis compañeros de Podemos llenaron las calles de carteles y de mensajes sobre la manifestación. No importa que los carteles fueran arrancados a los diez minutos, lo importante era y es, las decenas de compañeros y compañeras que pegaron esos carteles y que han trabajado en los días anteriores a la manifestación para el éxito de la misma. Yo sin tener que esperar a llegar a Atocha tenía que haber previsto que esa manifestación iba a ser un éxito.

No es tanto la encuesta del CIS, sino la manifestación del 31 la que me confirmó que Podemos no es sólo un partido de Internet, de urnas llenas de votos del descontento y de líderes que salen en la televisión. Podemos es ya un partido de personas que se comprometen, que trabajan y se organizan, que se manifiestan, que son capaces de sacrificar la mañana del sábado para ir a gritar que “esto lo vamos a cambiar”.

En la “mani” había un cartel que decía “Podemos cambiar la historia” yo creo que lo correcto como, dijo Iglesias en el mitin, no es que cambiemos la historia sino que “la hacemos“.

Innerarity tiene dos frases que para mi definen muy bien la historia. “La historia es el relato que hay que contar para explicar por qué hacemos algo distinto de lo que estaba planteado” o “El ámbito de la historia alcanza a todo aquello que queda fuera de la regularidad. El historiador es un registrador de lo irregular”.

O como apuntó Hannah Arendt sobre la Comuna de París: «La historia está llena de “acontecimientos”. Ya que el hombre crea los procesos históricos por su propia iniciativa, en tanto que es un ser activo: hay que esperar a lo que no puede ser previsto y predicho, prepararse para los milagros en el dominio político. Esperar de nuevo el acontecimiento, actuando, reconociendo la historia. Comenzando”.

Podemos es y será historia porque tenemos en nuestra mano hacer lo no previsto. Romper con lo que estaba preparado: que ganase quien ganase las elecciones, quien ganaba era Botín, el presidente del BBVA y la troika. Podemos hacer que eso no sea así y que gane la ciudadanía de este país y no la troika. En las próximas elecciones, las andaluzas, en las municipales y autonómicas, y en las generales eso lo importante: HACER HISTORIA. Que gane la ciudadanía y en eso tenemos que seguir trabajando y ahora en Getafe hay un montón de compañeros y compañeras que están trabajando en ello. Hay que apoyarles, hay que participar. Hagamos historia.

José Valentín Ramírez

Getafe

Anuncios