Miguel Reneses el imputado por acoso no es un problema para Izquierda Unida. Es un síntoma: la fiebre, un estornudo, un esputo… a elegir lo que más disguste. Quien está enferma es Izquierda Unida. Voy a intentar relatar otros síntomas, para intuir cual puede ser la enfermedad y, proponer algunas pautas terapéuticas.

Recordemos que antes de esta imputación jurídica oficial, Miguel Reneses ya había sido denunciado en mayo pasado por otro asunto similar. En ese caso, la denuncia fue interna y se realizó mediante carta pública a Cayo Lara y Gregorio Gordo, responsables de Izquierda Unida Federal y de IU Comunidad de Madrid. Antes, habían ocurrido las denuncias púbicas del aprovechamiento privado de los fondos de una fundación de solidaridad: Los medios de comunicación publicaron el hecho y abundante material fotográfico donde aparece acompañado de jovencitas cubanas ¿jineteras?.  Antes de eso,  salió a la luz que se llevó a Paris a una acompañante “privada” pagando con fondos públicos. Que luego, una vez “pillado en la falta”, pagase el billete “de su bolsillo”, no merma  la gravedad del asunto.

Parece que ahora se van a tomar medidas. Pero, paradójicamente no se ha hecho nada. Ha sido él mismo el  que ha dejado “temporalmente” la responsabilidad  de organización federal.  A nivel de la Comunidad de Madrid, “A bombo y platillo” se ha dicho que se propone.. que se verá.. que deje de ser portavoz de una subcomisión en la Asamblea. Vamos que “castigamos al niño una hora sin tele”.

Por otro lado, y ya puestos a sacar “faltas”,  la acusadora de mayo, a su vez ha sido acusada de delitos informáticos contra la organización y de contratar, como responsable de campaña, más de 200.000 € con la empresa de su marido (antiguo o actual, no sé,  cuadro de IU).

Ya puestos,  unos y otros empiezan a sacar más denuncias de sus contrarios .. Implicaciones en las torres de Florentino, adjudicaciones de terreros para cooperativas, etc..  No detallo esto, porque no he podido verificar su veracidad, más allá de la confiabilidad que cada interlocutor pueda tener.  Sin embargo, los casos anteriores si han sido ampliamente difundidos y documentados por la prensa.

Pero hay más, en la Comunidad de Madrid, Izquierda Unida ha visto embargadas sus cuentas y las de varias asambleas de base (al coincidir el CIF), por no pagar a hacienda y la seguridad social de los asalariados de la organización.  En Sevilla, ha pasado lo mismo con una Fundación afín a IU y está pendiente el juicio por prevaricación al número uno de nuestra candidatura en la capital, el Sr Torrijos, famoso por haberse fotografiado con una enorme mariscada  en un restaurante de Bélgica y no está claro si la pagó el Ayuntamiento o los empresarios con los que comía… si está claro, en cualquier caso, el despropósito.  Todo ello ocurrió antes de las municipales y así y todo, el Sr Torrijos (me niego a decir el compañero Torrijos),  fue cabeza de lista de Izquierda Unida.

En el ayuntamiento de Manilva (Málaga) la alcaldesa, Antonia Muñoz , de Izquierda Unida, imputada por delitos contra la administración pública, ha colocado como jefes de servicio en el consistorio a la inmensa mayoría de los miembros de la lista de IU en las elecciones municipales del pasado 22 de mayo. La nómina de cargos de confianza se completa en parte con familiares más o menos directos de la regidora: su hermana se ocupa del área de Extranjeros; su nuera, de Promoción y Protocolo, y otra familiar lejana se encarga de Asuntos Sociales. Estamos hablando de un municipio de 14.100 habitantes.

La investigación judicial por delitos contra la administración pública proviene del anterior mandato,  así y todo, fue cabeza de lista de IU-CA.   En esa investigación también se estudia una serie de facturas, que suman al menos 666.965 euros, pagadas a empresas propiedad de la alcaldesa, de su esposo y de un primo carnal.

En el parlamento de Vitoria,  Xavier Aguirre diputado del PNV declaró en el pleno (TV, luz y taquígrafos)  que el acuerdo con EB (la denominación de IU en el País Vasco) no se había producido, no por diferencias políticas,  sino porque EB había pedido colocar en la BBK, Diputación, etc.  a más de 30 miembros de la formación.  Esta acusación no fue contestada por parte de los diputados de nuestra formación “hermana”. Por cierto que, según parece, ahora, Madrazo y los suyos se han desvinculado de IU.

Denunciamos los descomunales sueldos de altos cargos de la banca pero entre ellos están nuestros delegados en las cajas. Por ejemplo, Moral Santín, “nuestro hombre” en Caja Madrid se embolsó el año pasado  526.000€ por ese cargo.

Hay más, pero voy a parar aquí porque creo que como síntoma ya sobra (incluso aunque no hubiese más). Todos estos casos han sido ampliamente tratados por la prensa nacional o local. Como en el caso de Miguel Reneses, generalmente los afectados suelen siempre poner como primer argumento de defensa que la denuncia es una conspiración interior y/o es una “campaña de desprestigio por parte de la prensa”.  Ambos argumentos más que exculpatorios me parecen inculpatorios. No importa quién sea el mensajero sino si es verdad o no. “ ¿Debemos hacer caso a LA RAZON o a Tele Madrid?”.  Si, si aportan datos. Datos y no vaguedades. Para mí, la prueba de que algo es susceptible de ser cierto es cuando se dan datos y no insinuaciones. Los datos deben responder ante una denuncia de falsedad,  calumnias, etc. las insinuaciones,  el “alguien robó a alguien” (parafraseando a Gila)… no deben tenerse en cuenta.  Pero en todos esos casos hay datos y no sólo de medios “ultras”, Público o El País también se han hecho eco de los mismos.

Respecto a la “denuncia interior” mi percepción es ambivalente. Si un compañero o compañera o un grupo de ellos, denuncia ante los órganos o ante los juzgados, un caso de corrupción por parte de otros miembros de IU, me parece que hay que aplaudirles. Si un compañero, compañera o grupo conoce un caso de corrupción o corruptela o un abuso laborar o sexual, y se lo guarda para cuando lleguen los momentos de las listas, los liberados, etc. entonces me parece deleznable. No exculpa al implicado, pero dice muy poco de los denunciantes oportunistas.  Por lo tanto, cuando alguien aduce “es una conspiración interna” debe ser traducido por “si, es verdad” y por otra aseveración no verificada de “hay compañeros (enemigos) que quieren que esto salga  a la luz”.

Enlazando con este último párrafo, insisto en el titular, el problema no es Reneses, ni Torrijos, ni la alcaldesa de Manilva. El problema es el silencio de la dirección ante estos casos.   “Es que no vamos a estar contestando a todo lo que sale en la prensa”.. Pues sí, se debe decir que es lo que se piensa en la organización. Igual que se ha salido en defensa (lógica) del ex-alcalde de Seseña denunciado por El Pocero. Igual que estos días hay comunicados de apoyo a la concejala de IU acusada de prevaricación por no prestar un centro cívico para un acto de ultraderecha,  se debía decir, con más razón, cual es la posición de IU ante esas actuaciones cuando menos “chocantes”.  El responsable federal de Izquierda Unida no puede decir que es un caso de la organización de Madrid o de Sevilla o de Manilva… es un caso de Izquierda Unida, que afecta a nuestra credibilidad global. No somos anticorrupción porque atacamos a la Gurtel, sólo somos anticorrupción si actuamos radicalmente contra la corrupción también en nuestras filas.  Todo lo demás es proclive a la sospecha…  ¿se tapan los unos a  los otros, porque todos tiene cosas que ocultar?. ¿Se tapan los unos a los otros porque detrás hay financiación ilegal? (no en los casos de acoso sexual, claro). Si la organización no da respuestas claras, no puede quejarse de que cada uno encuentre su propia respuesta.

¿Qué órganos de garantías y control tenemos?. ¿Cómo es posible que la denuncia de Libertad Martinez contra Reneses, la “resolviese” este mismo como responsable de Organización o el miembro de la comisión de garantías que a su vez es su abogado particular?.

“Hay que esperar a que la justicia resuelva” dicen … esperando que la tempestad amaine y el olvido tape las infamias o, peor, nuevas infamias tapen las viejas.  ¿Qué justicia?. ¿Exculpamos entonces a Camps?.  ¿Habría que pedirle perdón?, “Disculpe señor, nos equivocamos”.  ¿Pedimos disculpas también a Rajoy porque siempre defendió a Camps y nosotros le llamamos cómplice y encubridor?.

¿Qué hacemos de los casos donde hay actitudes ilícitas pero no penalmente perseguibles como colocar familiares, auto-contratos, etc.?.

La justicia dice si un señor va a la cárcel o debe pagar una sanción. Pero en el seno de una organización política deben valorarse las actitudes personales de acuerdo a los cánones  en los que nos basamos y los principios que defendemos. Si no es así, ¿qué sentido tiene aprobar códigos éticos o estatutos del cargo público?.

Es desalentador como en todas las federaciones y por todas las “familias”, unos en Asturias, otros en Cataluña, los mas en Madrid y Andalucía, la dirección federal o los distintos niveles de organización, miran para otro lado ante los casos de corrupción de nuestros “liberados” y cargos públicos.

La solución pasa por las bases, pero desgraciadamente muchas de las personas más activas contra estas situaciones han ido abandonando Izquierda Unida o la actividad dentro de la organización.

Quizás el problema fundamental con todo, no sean los corruptos, no sean las direcciones en los distintos niveles, quizás el problema, el auténtico y central problema sea una militancia adormecida, empapada y vacunada ya contra esas prácticas, engañadas en el pensamiento de que defender a IU pasa por acallar toda crítica interna.  Una militancia que mira con admiración al 15M, que se queja de la ley electoral  pero que permite dentro de IU que las listas deban ser completas, bloqueadas, cerradas, avaladas… todo para eliminar minorías y voces discrepantes.

Debiera esperarse más “nervio” de una militancia rebelde contra las injusticias, ante los poderosos …

He dicho en la entradilla de ver las posibles terapias… no las tengo. Veo “brotes verdes” en nuestra organización… pero también los vio Zapatero y mira la deriva. Tengo confianza en que las bases den un “zapatazo” y un “hasta aquí hemos llegado” y se cambien los estatutos y los estamentos y los estilos y los estímulos, y los estados, y las estéticas ..como los brotes verdes .. de abajo arriba.

Mientras tanto… la reforma laboral, la brutalidad de los recortes, el retroceso en derechos civiles, especialmente en educación y derechos de las mujeres… el deterioro de la justicia, las corrupciones borbónicas. Hay tanto y tan serio por hacer que en esa lucha, que va a ser dura y larga.. quizás en el camino … “hablemos de esas cosas”.

***

Anuncios