Hasta que las bases de IU en Extremadura dieron su opinión, escribí diversas notas recomendando desde una óptica de Madrid, y a la vista de los desatinos de Esperanza Aguirre en nuestra Comunidad.  Obtuve algunas respuestas en la línea de que no conocía la lista de agravios que IU ha sufrido por parte del PSOE de Extremadura. Mucho de eso debe haber,  y mucho de ello han reconocido estos días Rodríguez Ibarra y el propio Vara en sendas entrevistas en El  País y Público cuando reconocen que han realizado “demasiados”  acuerdos con PP con las consecuencias que se pueden fácilmente deducir (ellos lo hacen en parte): 1 Mostrar al PP como un partido abierto y negociador, 2 Adoptar muchas medidas escoradas a la derecha y 3 aprobar medidas orientadas al bipartidismo (como el propio sistema de elección de la presidencia).

“¿Querías bipartidismo?… pues toma bipartidismo.”.  Parece que ha expresado IU de Extremadura.  Pero hay otras lecturas “positivas” de  su decisión (una vez que no hay marcha atrás).

Si el ámbito de decisión no eran las asambleas de IU Extremadura sino  un comité en Madrid (federal),  deberían haberse impedido las votaciones antes de producirse por votar sobre algo que no era de su ámbito. Ahora ya no tiene sentido sancionar a los tres diputados. Para bien o para mal, el proceso de decisión de IU Extremadura ha estado vigilado con focos y micrófonos, y nadie ha puesto un pero o reserva sobre el proceso y cual ha sido la voluntad de las bases. Una vez conocida su opinión, ¿nos hubiese parecido mejor que los tres diputados hubiesen apoyado al PSOE?.

La primera enseñanza  es que en todos los partidos tendrían que quedar claro que las decisiones por arriba, siempre pueden ser rechazadas por la base si no se han debatido adecuadamente.

La segunda es que el PSOE para invocar a la izquierda debe demostrar donde está realmente. Hay dada vez un número mayor de ciudadanos que piensan que “eso de izquierdas y derechas” ya es pasado. Yo no opino así, pero entiendo que haya muchos ciudadanos que no vean diferencia entre lo que hace el PP y el PSOE. En izquierda Unida no debemos dar el “sello izquierda” al PSOE, sólo porque el PP sea peor.

Estoy convencido que IU de Extremadura va a conseguir que el PP en esa comunidad no perpetre las tropelías que esperanza Aguirre o Camps han realizado en Madrid y Valencia. Con ello pueden mostrar que el voto a IU es un voto útil contra la corrupción (ya sea del PP o del PSOE) y que es capaz de incidir en política tanto frente al PSOE como frente al PP siempre que estos no consigan mayorías absolutas.

Es curioso también el juego de contradicciones internas que tenemos. Nadie puede acusar al PCE de la decisión de IUEx, según parece los miembros del PCE han quedado apartados en las listas de esa comunidad, la decisión ha sido tomada mayoritariamente por personas afines a Llamazares, mientras este en Madrid pedía su expulsión.

 

Izquierda Unida es una organización federal, no sólo por la sopa de letras con las que se presenta sino por su sistema organizativo y de toma de decisiones. La coherencia debe buscarse en el debate político en las bases y en amplios mecanismos anticorrupción para asegurarse que las medidas políticas que de adoptan las alianzas que se hacen o no se hacen no se sustentan en intereses personales o de camarillas a la caza del “salario gratuito”.

Afortunadamente, parece que en Extremadura no hay “empleos de por medio” parece que no es así en otros sitios como en la diputación de Alava donde parece que EB no ha apoyado al PNV (antes socio de gobierno) por no obtener suficientes puestos de trabajo. ¿Cuántos habrá obtenido del PP?.

Espero que el Federal no sancione IUEx porque corremos el riesgo, una vez mas, de que se pase de IUEx a ExIU.

Anuncios